Comentarios sobre el trípode

Reproducimos aquí algunos comentarios sobre el uso del trípode. Se trata de un mensaje escrito a uno de los alumnos de nuestro curso de fotografía, que, a modo de explicación le remitimos. Y, dado que puede ser muy útil para los lectores, lo reproducimos aquí.






El trípode lo has de usar siempre que haya que hacer una foto con una velocidad baja. Teniendo en cuenta también lo estirado que esté el zoom. A más teleobjetivo, más alta ha de ser la velocidad mínima.
Como norma, se dice que la velocidad mínima para que una foto no quede movida ha de ser la inversa de la longitud focal. Te lo explico bien.
Sabes que la tu cámara tiene un zoom 25-600. Bien, lo que quiere decir la norma es que, si haces una foto a 600 mm (estirado al máximo), la velocidad mínima aceptable sería de 1/600. Para lo cual hace falta buena luz. Si usas el zoom a 150 mm, la velocidad mínima sería de 1/150. Hablamos de valores "seguros". No quiere decir que si tienes muy buen pulso puedas bajar un poco más.
Ahora miremos el estabilizador. Se supone que si conectas el estabilizador, puedes mejorar hasta tres pasos de velocidad (cada paso es la mitad). Es decir: si disparas a 600 mm, podrías, usando el estabilizador, disparar, en lugar de a 1/600, hacerlo a 1/75. Yo no me fiaría tanto, de todas maneras, y lo dejaría en dos pasos (1/150).
Si la luz no da de sí, puedes subir el ISO a 200. Es decir, si necesitaras bajar de 1/150 porque la foto queda oscura (porque hay poca luz), puedes conservar ese 1/150 pero poner el ISO a 200, lo cual hará la cámara el doble de sensible. Y, si no hay más remedio, a 400. En la FZ200 te aconsejo que, siempre que puedas, no pases de 400 ISO. De todas maneras, mejor tener una foto con ruido a 1600 ISO que no tenerla, si no hay otra opción.

Seguro que entenderás ahora la función del trípode: te permite usar la velocidad que quieras sin perder un ápice de calidad. Puedes disparar siempre a ISO 100 y con la exposición adecuada.

En definitiva: ¿Cuándo hay que usar el trípode?

  • Siempre que tengas que disparar a una velocidad por debajo del límite de seguridad.
  • Cuando hagas fotos nocturnas o con poca luz.
  • Cuando, aunque haya buena luz, quieras usar un diafragma muy cerrado (número alto) para conseguir todos los planos enfocados.
  • En interiores, si está permitido.
  • Cuando te quieras hacer un autorretrato.


Ejemplo típico de foto con trípode. Un interior con poca luz (San Juan de la Peña -Huesca-). 



En fotografía macro, también es muy útil. Dado que la distancia de enfoque es mínima y cualquier movimiento puede estropear la foto, el trípode asegura el tener la cámara fija y poder enfocar con precisión (Collserola -Barcelona-).


En este caso, la exposición larga sirve para crear ese efecto tan especial en el agua 
(Calomarde -Teruel-). 


Un cielo nocturno bajo el efecto del viento (Gallocanta -Zaragoza-). 




La ermita de Gallocanta (Zaragoza), fotografiada con la luna llena como única fuente de luz. 50 segundos de exposición. 


¿Cuándo no sirve de nada usar el trípode?

  • Cuando hay tanta luz que puedes disparar a velocidades altas sin problema.
  • Cuando el objeto que quieres fotografiar se mueve y quieres que salga nítido (el trípode no evitará que salga movido: sólo soluciona los problemas de movimiento de la cámara, no del sujeto a fotografiar).

Más sobre el trípode:

Todo fotógrafo o aficionado que se precie ha de llevar siempre un trípode consigo. Desde luego, lo ideal es un buen trípode, robusto, ligero y con una o dos rótulas de gran precisión. Pero, además de lo caro que es un trípode así, suele ser pesado llevarlo de excursión (aunque hay quien lo hace: es más, depende qué quieras hacer, no hay más remedio que llevarlo). Pero, por lo menos, llevar un trípode pequeño y ligero, te va a solucionar muchos problemas. Ese trípode pequeño siempre lo podrás poner sobre una roca, sobre un banco, etc, para ganar altura. Si el trípode es de patas extensibles, mejor no extenderlas de todo, ya que se vuelve muy inestable. Sólo, si no hay nada de viento. Y usando siempre disparador automático.

Son sumamente útiles los trípodes tipo "gorillapod". Yo es el que uso para llevar siempre conmigo y es utilísimo. Lo puedes sujetas a una rama, al manillar de una bicicleta, a una baranda, en fin, casi a cualquier sitio. Y se adapta perfectamente a cualquier superficie irregular.

Un gorillapod en acción. 





En definitiva, el trípode hará que, allí a donde a la mayoría le salen las fotos movidas, borrosas o con ruido, a ti te saldrán perfectas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario