Agua en movimiento

Tuvimos la ocasión de visitar el río Cabriel, cerca de Pajaroncillo, en Cuenca. Río estupendo, limpio y muy bonito, que pasa por ser el río con las aguas de mayor calidad de Europa, que albergan numerosa vida en su interior. Y en su exterior, ya que la cantidad de insectos que se ven por allí es asombrosa.


El caso es que estuvimos haciendo fotografías por allí y, entre ellas, os dejamos estas dos:

La primera está tomada con una velocidad lenta, de 1 segundo, con f:8 e ISO 100. Para que este tipo de fotos no queden sobreexpuestas, conviene hacerlas cuando hay poca luz, o, en todo caso, usando algún filtro que frene la entrada de luz, como un filtro de densidad neutra o un filtro polarizador.




Esta otra, que, a nuestro entender, expresa mucho mejor la fuerza con que bajaba el agua, se hizo con parámetros opuestos:  Velocidad 1/30, ISO 800 y f:2:8.




En esta tercera, variamos la velocidad, usando 1/8. Lógicamente, todo ello va en función de la luz disponible, del ISO que usemos, etc.



Sin embargo, tan importante como los detalles técnicos es la colocación de la cámara. Dejamos aquí una imagen de su posición, para lo cual nos fué muy útil la posibilidad que nos ofreció el trípode de invertir la barra. Algo arriesgada, la posición, pero necesaria para este tipo de tomas. Por cierto, casi imprescindible disponer de pantalla articulada y, también, muy práctico, el mando a distancia.
Eso sí, hubo que repetir bastantes tomas por el agua que saltaba a la lente.








No hay comentarios:

Publicar un comentario