La rueda de modos


Conviene saber que, en casi todas las cámaras, disponemos de la llamada rueda de modos. Es, tal como vemos en la fotografía, una rueda con unas letras y algunos iconos, que nos permite decidir de qué manera se comportará la cámara: bien de manera automática, manual o semiautomática.





Normalmente, encontramos la siguientes letras:


  • P (programa). Es un modo automático, en el que la cámara calcula la velocidad y el diafragma, aunque nosotros podemos elegir entre diversas combinaciones de ambos. Existe otro modo más sencillo, llamado automático y que se suele representar con la letra A, aunque con diferente color -para evitar confusiones- que otra letra A (prioridad a la abertura, que veremos a continuación). A veces se representa con algún icono, y, en cámaras de cierto nivel, puede no estar presente. Este modo automático no da prácticamente opciones de elegir parámetros.




  • S (prioridad a la velocidad). En algunas cámaras se representa como At (en las de marca Canon). Es un modo semiautomático. El usuario elige la velocidad y la cámara decide el diafragma. Se usa cuando hay que tener un control preciso sobre la velocidad.
  • A (prioridad a la abertura). El fotógrafo elige el diafragma , y la cámara pone el valor de velocidad. Se usa cuando se quiere tener un control claro sobre la profundidad de campo y no es importante que el valor de velocidad sea alto o bajo, o bien se sabe que hay luz suficiente como para que no exista riesgo de trepidación. En las cámaras Canon se representa con Av.
  • M (Manual). El fotógrafo decide ambos parámetros. No obstante, a modo de guía, el exposímetro de la cámara suele indicarnos cómo considera la cámara cuán acertada están los valores que estamos poniendo, pero sin imponer nada: sólo, a modo de  información.
  • Modos de escena: Son modos precalibrados adecuados a escenas concretas: nocturnas, movimiento, interiores, etc, El usuario apenas tiene opciones de controlar nada. Los fotógrafos expertos no suelen ni saber si su cámara dispone de ellos, ya que no los usan para nada.
  • Memoria. Muchas cámaras reservan un par de modos (C1 y C2, en el caso de la cámara de la fotografía), para que el usuario memorice, en ellos, las configuraciones que considere adecuadas, para poder acceder, de manera rápida, a un estado de acción concreto.