Conversión a blanco y negro

Al contrario de lo que pudiese parecer, la fotografía en blanco y negro ha ganado muchas posibilidades gracias a los procesos digitales.

El ordenador nos ofrece herramientas que permiten un gran control en el proceso, gracias a lo cual podemos obtener resultados muy controlados y variados.

Lo ideal es tomar las fotografía en color, prescindiendo de los modos en escala de grises que casi todas las cámaras digitales incorporan. Si usamos estos modos, sólo obtenemos una versión, la que ha creado la cámara. Sin embargo, si partimos de una imagen en color, podremos realizar ajustes muy diversos, para conseguir resultados muy diferentes, y elegir el que más nos guste.

Es fácil pensar que los mejores resultados los podremos conseguir a partir de fotografías con colores más bien apagados, o de tonos uniformes. Sin embargo, las fotografías con colores vivos y variados nos ofrecen grandes posibilidades a la hora de convertirlas a escala de grises.
Aunque hay varias maneras de convertir a blanco y negro, en este artículo nos centraremos en, quizá, la más versátil: la herramienta película en blanco y negro, que podemos encontrar en el programa Photo Plus Starter Edition, programa completísimo y gratuito (ver revisión de  este programa aquí). Para descargar el programa, se puede hacer desde aquí. Requiere un registro gratuito.


  • Nota: Usamos la versión en francés, pero está disponible en inglés y en alemán.


Esta herramienta, que se puede aplicar de manera directa (desde el menú Image > Réglages  > Film noir et blanc), como capa de ajuste desde la paleta capas.

       





El principio de funcionamiento es sumamente sencillo y eficaz, a la vez. Dispone de varios deslizadores, una para cada color, de entre los siguientes: Rojo, naranja, amarillo, verde, cián, azul y magenta. Estos deslizadores permiten aumentar o disminuir la luminosidad de cada color, desde el blanco hasta el negro. A más luminosidad, más claros se verán esos colores en la conversión a blanco y negro, y, a la inversa.

Vemos (imagen de la derecha), igual, que, dispone de diferentes opciones preconfiguardas (filtro azul, rojo, amarillo, verde, y blanco y negro máximo, así como una opción por defecto).

Como complemento, vemos que está la opción de darle un tinte de color a toda la imagen, pudiendo variar su grado de saturación.

Ejemplo 1.

Esta imagen nos servirá como muestra:


Veamos diferentes opciones de configuración:

  • Opción por defecto.



  • Filtro azul. En la imagen no hay color azul, pero, al subir la luminosidad del color azul, se oscurece su color contrario, el amarillo. Por ello, la flor amarilla se ve tan oscura. La flor roja, apenas se ve afectada.





  • Filtro rojo. Se aclara la flor roja, y también la amarilla, ya que este filtro sube la luminosidad del amarillo. De hecho, la coloca en valor 111. La hemos bajado hasta 75 para que no se queme la flor amarilla.




  • Opción personalizada. Podemos, prescindiendo de los opciones preconfiguradas, mover los deslizadores a nuestro gusto. En este caso, por ejemplo, hemos aclarado el rojo y oscurecido el naranja, con lo cual, hemos conseguido este otro resultado.






Ejemplo 2.

En esta fotografía hay un azul intenso en el cielo y colores con componentes amarillas y naranjas, principalmente, en los árboles.
Por tanto, podremos, fácilmente, conseguir diferentes efectos manipulando esos colores en la paleta.




  • Oscurecimiento del cielo. Bajando la luminosidad de los azules.






  • Aclarar el cielo. Subiendo la luminosidad del azul y del cián. Bajar la luminosidad del amarillo oscurece ciertas partes del árbol.