Liquid rescale: reescala una imagen conservando elementos clave.

Frecuentemente nos podemos encontrar con una fotografía que hemos tomado en formato vertical, que cuando llegamos a casa, la vemos, y nos damos cuenta de que nos habría gustado más en  vertical, o a la inversa.


Pues bien, Gimp nos ofrece este plug-in, llamado liquid rescale, que nos permite hacer transformaciones muy interesantes en nuestras fotografías.
Básicamente, las reescala  en base a las dimensiones que nosotros le digamos, pero respetando unas zonas que marcamos en la imagen (a nuestra elección), de manera que, esas partes, permanecen intactas. Así, podemos deformar una fotografía de manera que conserve un buen aspecto, pero le podemos cambiar la orientación fácilmente.

Veamos cómo:


  • Primero, descargamos e instalamos  liquid rescale. Se puede hacer desde aquí.
  • Lo instalamos. Si nos dice, en el proceso, que no encuentra Gimp, le indicamos donde está (lo hemos de tener instalado, lógicamente), que suele estar en Archivos de programa/Gimp2
  • Una vez instalado, nos aparecerá una nueva entrada en el menú Capas, al final de todo.

El proceso de uso es bastante sencillo. Veámoslo:

  • Se abre la imagen. Conviene que sea una imagen que tenga zonas más o menos intrascendentes, o, al menos, que si se deforman no resulte demasiado evidente. Recordemos que, al cambiar el formato, ciertas partes se deformarán y otras, las que nosotros decidamos, no.

  • Creamos una capa nueva vacía. En la paleta capas, botón derecho capa nueva.
  • En esa capa nueva, pintamos con la herramienta pincel las zonas que queremos proteger. En nuestro caso, las cabras. Se puede pintar con cualquier color, pero puede ser práctico usar uno que destaque sobre el fondo. Podemos, también, variar la opacidad del pincel, para ver mejor lo que hacemos.


  • En la paleta Capas, seleccionamos la capa inferior (esto es básico).


  • Abrimos el plugin Liquid rescale, desde el menú Capas.
  • En la ventana que aparece, hemos de poner las nuevas dimensiones (en nuestro caso, para convertir la foto horizontal en una vertical, invertimos los valores), y marcar Preserve features.


  • Le damos a OK, esperamos un momento, y, he aquí, nuestra fotografía cambiada de orientación. Para verla bien, hemos de eliminar o quitar la visibilidad a la capa de encima, que ya no nos hace falta.

Comparemos lo que habríamos obtenido si hubiésemos reescalado sin este sistema, es decir, simplemente, cambiando las proporciones de la fotografía:



Notas:
  1. Si la imagen original es muy grande, puede tardar un rato en acabar.
  2. Si alguno de los elementos protegidos está cerca de un borde de la imagen original, es fácil que, al acabar el proceso, quede algo cortado. Para que eso no pase, conviene proteger, también, una zona alrededor de ese elemento.




























No hay comentarios:

Publicar un comentario