Técnica fotográfica 5. Manual de iniciación con cámara automática. Compensación de la exposición.

La única manera de aclarar u oscurecer las fotografías que nos permiten las cámaras automáticas es el uso de la compensación de la exposición.

Sabemos que, en función de las condiciones lumínicas, la cámara calcula, de manera automática, los parámetros de velocidad y diafragma. Sin embargo, en determinadas condiciones, es posible que el cálculo sea erróneo. Por ejemplo, un elemento muy claro sobre un fondo muy oscuro, es posible que quede quemado, o, al revés, un objeto muy oscuro, sobre un fondo claro, es posible que quede demasiado oscuro y sin detalle. También puede pasar cuando, en la misma toma, se combinan, por ejemplo, un cielo muy luminoso y que ocupa mucho espacio del fotograma, y un suelo mucho más oscuro, o a la inversa, y, en ambos casos, podemos obtener resultados con zonas demasiado claras o demasiado oscuras.




Para corregir estas situaciones, o, simplemente, cualquier fotografía que, por la razón que sea, nos sale más clara o más oscura de lo que deseamos, se usa la compensación de la exposición.

Bien sea a través de un botón, o a través de un menú, podemos encontrar un símbolo como este:


Frecuentemente, hay que combinarlo con alguna ruedecita para que haga efecto (consultar el manual de la cámara).

También nos aparece una esca de este tipo, donde podemos ver el grado de compensación. La compensación de la exposición se mide en pasos (steps) o EV.

En este caso (debajo), en la escala superior no hay compensación (es tal cual lo mide la cámara); en la segunda escala, hay compensación negativa (-2/3 EV), con lo cual, la imagen saldrá más oscura; y, finalmente, en la tercera, hay 11/3 EV de compensación positiva.





Cuándo compensar la exposición

Lo mejor es ver algún ejemplo:

  • En esta primera toma, el cielo es bastante claro y luminoso (aunque esté nublado, en el cielo hay mucha luz), y, la cámara, basándose en el global de la luz que recibe, opta por una exposición que resulta ser insuficiente para nuestro motivo. La solución es aplicar una cierta cantidad (posiblemente, habrá que probar) de compensación de la exposición positiva, y asunto arreglado. 


Sin compensación de la exposición

Con compensación positiva.

  • Este otro caso muestra una imagen d una flor blanca a la que, en una parte de su superficie, le da el sol directo, lo que provoca que se pierda el detalle. Compensamos la exposición de manera negativa y se resuelve el problema.

Sin compensación.


Con compensación negativa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario