Técnica fotográfica 8. Manual de iniciación con cámara automática. Velocidad e ISO.

Las cámaras con controles manuales (o semiautomáticos) nos permiten modificar los valores de velocidad de obturación (entre otros). En el caso de las cámaras automáticas, no se puede de manera directa, pero sí engañando a la cámara. Cierto es que no podremos obtener un control totalmente preciso de la velocidad, pero sí tenemos la posibilidad de manejar el asunto de una manera razonable.

Ya sabemos la relación que tienen entre sí el ISO (sensibilidad de la cámara) y la velocidad y el diafragma. Si pretendemos obtener una exposición similar en dos fotografías, si subimos el ISO, nuestra cámara compensará esa sensibilidad más alta subiendo la velocidad (también lo podría hacer cerrando más el diafragma, pero, lo normal, es que lo haga subiendo la velocidad).
La mayoría de las cámaras automáticas disponen de control de la sensibilidad. Algunas con la numeración habitual (100, 200, 400, 800...) y otras, las más elementales, haciendo uso de palabras del tipo normal, alta, baja...pero, en definitiva, cumplen la misma función. Si tu cámara es de estas que usan unos términos poco claros, siempre puedes averiguar qué sensibilidades son en realidad consultando los datos EXIF (haces una foto usando cada grado de sensibilidad y consultas sus datos).

Veamos algún ejemplo:

Ejemplo 1:

La primera imagen está tomada a ISO 100 y, por la luz existente, la cámara usó una velocidad de 1/5 de segundo. Velocidad bastante lenta y propicia para que la imagen quedase movida.




Al subir el ISO a 800, la velocidad pasó a ser de 1/40, con lo cual, la mejora es evidente.



Ejemplo 2:

En este otro caso, usamos, también, un ISO de 100, y una velocidad de 1/500, a todas luces insuficiente.



Subiendo el ISO a 400, la velocidad paso a ser de 1/2000, mucho más adecuada para este tipo de fotografías.


 Pérdida de calidad

La duda viene dada porque ya se sabe que subir el ISO implica una pérdida de calidad. Eso es cierto e inevitable. También es verdad que, aunque trabajásemos con una cámara manual, muy probablemente, al subir la velocidad también deberíamos subir el ISO, (o sea, al revés de lo que hemos explicado: subimos el ISO para que suba la velocidad) para mantener una exposición correcta, aunque, a veces, podríamos mantener el ISO abriendo más el diafragma, u obtener más calidad usando RAW. Este es un precio que hemos de pagar debido a las limitaciones de la cámara automática, pero, no obstante, especialmente si tenemos buena luz (como en el caso de las fotografías de las aves), la pérdida de calidad será pequeña, aunque, desde luego, puede variar mucho entre diferentes modelos de cámaras.